?

Log in

No account? Create an account
 
 
 
 
 
 
 
 
Título: Un agujero equivocado
Autor: wileret
Personajes: Alice, Mad Hatter
Clasificación y advertencias: PG, Spoilers de la película de Tim Burton
Resumen: Alicia había acabado marchándose del País de las Maravillas, pero ella seguía soñando con ese país cada noche y anhelaba volver a ver a cierto loco personaje.
Notas: Dedicado a inesika8 , que me dijiste que intentara escribir algo de este fandom en cuanto viera la película. Pues aquí está el resultado. Que conste que esta es la primera vez que escribo algo de AiW y, sinceramente, nunca pensé que fuera a hacer algo de este mundo de fantasía y locuras, y mucho menos de esta pareja XD.

No está beteado ni nada, así que todos los errores son míos al igual que las posibles incoherencias.


Siempre había un hueco reservado en su corazón para un loco personaje...Collapse )
 
 
 
 
 
 
20 November 2009 @ 12:31 pm
Morgana abrió los ojos, incapaz de dormir.

Levantándose de la cama, se dirigió a la ventana para observar la silenciosa noche. Arriba, en el cielo, la luna llena brillaba en todo su esplendor iluminando las calles desiertas de la ciudad. Camelot dormía, mientras que ella no era capaz o, más bien, no quería.

Tenía miedo de sus sueños que le vaticinaban cosas horribles, cosas que al final parecían siempre acabar ocurriendo de una forma u otra. El médico de la corte siempre insistía en que sólo se trataban de eso –sueños- y nada más, sin relación alguna a algo mágico o algo maligno. Sabía que Gaius era un buen hombre, lo tenía en alta estima, pero en el fondo sabía que la estaba engañando para no preocuparla. Podía verlo cada vez que le miraba a los ojos y le aseguraba que todo se solucionaría con una poción.
 
 
19 November 2009 @ 05:40 pm
No. No podía ser verdad.

Sus ojos se negaban a creerlo, pero allí estaba ella, altiva y poderosa. Una de las personas en las que más confiaba y que ahora creía no conocer. Que tantas sonrisas escondidas le había dedicado, que tantas palabras sabias había compartido con él. Pero ahora, ahí estaba… de pie ante los restos incinerados de lo que poco antes había sido el cuerpo del rey, del cual tantas veces ella había deseado su muerte. Ahora esa muerte era real, ya no quedaba apenas nada del rey tirano que había gobernado Camelot durante tanto tiempo.

Y, mientras las llamas devoraban el resto del aposento lamiendo las grandes cortinas de terciopelo y las pulidas superficies de los muebles, Merlín no sabía qué hacer. Todavía le resonaban en la cabeza los gritos de dolor del rey, unos gritos mezclados con lágrimas de tristeza por lo que había pensado impensable en su protegida.

- ¿Por qué? –susurró Merlín, dando un paso hacia delante.

Morgana se giró ante su voz, con unos ojos verdes sin rastro de inocencia o remordimiento, tan diferentes a los que tantas veces había dirigido la mirada desde su llegada al reino. Siempre se había sentido cautivado por la belleza de esos ojos, llenos de cariño, preocupación e, incluso a veces, teñidos de temor. Pero siempre dando a entender que era una persona cálida y en la que podía confiar.

Pero ahora… Ahora creía no conocer a la persona que tenía delante de él, al alcance de su mano, cerrada ahora en un puño. Al final el dragón tenía razón, mientras que él, el tonto e incrédulo de Merlín…

…se había equivocado una vez más.